Leyenda "La sirena de piedra en Viernes Santo"

Alba Lucrecia era una muchacha encantadora. Aunque no era una mujer de extraordinaria belleza, era la más alegre y vivaz de la región. Su rostro, con el leve candor que mostraban sus mejillas sonrosadas y que mostraban aún la curva de la niñez recién abandonada, animaba todas las fiestas populares de Retalhuleu.

Texto original de Celso Lara Figueroa

Como era de esperarse, todos los jóvenes de la región se disputaban sus atenciones.  Incluso alguno que otro hombre maduro soñaba con los requiebros de Alba Lucrecia.

La joven, con la inocencia propia de sus años, se sentía halagada por todas las manifestaciones de interés que le mostraban los varones.  Sin embargo, poco a poco se convertía en el motivo de los celos de sus compañeras y de algunas señoras casadas, que pensaban que sus esposos podrían prendarse de ella.  Para las fiestas navideñas,  Alba Lucrecia, ya acostumbrada a ser el centro de la atención, observó cómo los muchachos y señores la atendían durante las posadas.  No faltó a ninguna y en todas fue recibida con galanteos y con la lucha de los jóvenes por obtener su aprobación, ofreciéndole ponche, un tamal, la mejor silla de la reunión y, alguno que otro se atrevió a darle una flor.

Algunos soñadores escribían poemas y se los entregaban a hurtadillas mientras se celebraban los rezos.  Durante la misa de gallo pudo ver cómo llamaba la atención de la muchedumbre, unas por celos y otros por admiración.  Una de sus pocas amigas insinuó que hasta el sacristán, desde el altar de la iglesia, había estado observándola. Sin embargo, su madre resentía la atención que despertaba su hija.  Últimamente había abandonado sus quehaceres.  Ya no trabajaba correctamente en la tienda que poseían sus padres.  Gastaba el tiempo en conversar con los jóvenes quienes, a decir verdad, iban a la tienda solamente a buscar conversación con ella. 

 


Pero con ese pretexto, las señoras dejaban de hacer sus compras en la tienda, argumentando que no se les recibía correctamente y que la tendera estaba siempre en alguna conversación trivial.  Además, Alba Lucrecia había dejado de bordar, con la excusa de que la necesitaban más en la tienda.    Por otra parte, la joven nunca había demostrado gran interés por los estudios.  Apenas había terminado la primaria y había dejado de estudiar para ayudar a la familia con el bordado que, como decían las compradoras, eran primorosos. Bordaba con imaginación, de manera que nunca repetía un diseño.  Le gustaba utilizar hilos del mismo color de la tela para que las blusas o pañuelos no llamaran la atención, sino que fueran elegantes.  Los más celebrados de sus trabajos eran los que hacía en blanco, como había aprendido a hacerlo mientras estudió con unas religiosas.

Pero ahora, que había crecido un poco, abandonó el oficio, para dedicarse horas y horas en el arreglo personal.  Se pasaba mucho tiempo peinando, limándose las uñas y se bañaba varias veces al día, porque una vez un viajero que pasó por la tienda elogió el olor a baño reciente que despedía su cabello.  Además, Alba Lucrecia no disfrutaba del clima cálido de Retalhuleu.  

En una ocasión, pudo ver unas fotografías que uno de los señores acaudalados de la región había olvidado en la tienda.  En las fotos varias mujeres lucían artificiosos vestidos, largos, con mucha tela, cinturas dibujadas por los corsés y peinados altos con sombreros muy decorados.  La muchacha imaginó lo que habrían sufrido esas mujeres por el calor y así se lo dijo al dueño de las fotos cuando regresó por ellas.  No, hija le argumentó el caballero con su marcado acento extranjero.  Lo que ocurre es que donde ellas viven no hace tanto calor como acá, por eso ellas usan vestidos con tanta tela.


Desde entonces, Alba Lucrecia soñaba con vestirse con esos grandes trajes y lucir joyas como las de las fotos.  Se imaginaba paseando con un enorme sombrero decorado con plumas.


Su sueño pareció hacerse realidad cuando llegó un joven extranjero a la población.  Decían que era un estudiante que había llegado a coleccionar antigüedades.  ¿Qué es una antigüedad? preguntó la muchacha a su madre.  Son las cosas viejas que se encuentran enterradas, respondió la sencilla mujer.  Alba Lucrecia estaba intrigada, pero le agradaba mucho el joven y pensaba que, si lograba casarse con él, la llevaría a visitar un lugar donde pudiera vestirse como en sus sueños y donde pudieran admirar su belleza engalanada con joyas y pieles.


La primera vez que vio al joven fue cuando pasó frente a la tienda de sus padres.  Iba viendo hacia el suelo, guiado por uno de los ancianos nativos de la población.  Alba Lucrecia empezó a ingeniárselas para lograr que se fijara en ella, por lo que habló con el anciano para que, con el pretexto de hacer alguna compra, llevara al muchacho a la tienda.

Efectivamente, dos días después, el guía y el estudiante llegaron a la tienda.  Alba Lucrecia lucía uno de sus mejores vestidos.  Efectivamente, Gunther, quedó impresionado por Alba Lucrecia y la saludó efusivamente.  Es la muchacha más bella que he encontrado en el pueblo, pensó Gunther.  Y se lo demostró con la mirada y los movimientos algo torpes para recoger sus compras, pues no dejaba de verla.

Alba Lucrecia quedó complacida.  El estudiante era uno más de sus admiradores.  Ella pensó que, para las celebraciones de la Semana Santa, ya habría logrado su propósito.  Con las instrucciones de la joven, el guía pasaba con alguna frecuencia por la tienda, para comprar azúcar, pan y otras cosas que necesitaba el estudiante para sus excursiones.


La temporada de la Cuaresma había empezado.  Cada viernes, las personas rezaban en la iglesia o en sus casas, preparándose para la gran festividad de la Pascua.  Alba Lucrecia, sin embargo, solamente tenía en mente cómo conseguir que Gunther se decidiera a pedir su mano.  Apenas habían cruzado algunas palabras y una de sus vecinas, mucho más hábil que Alba Lucrecia para observar lo que ocurría en el poblado, insinuó pérfidamente que Gunther pronto se casaría con una joven, extranjera como él, que vivía en la capital.


Angustiada, Alba Lucrecia le preguntó al anciano guía si eso era verdad.  Mi niña, eso no lo sé.  Lo que sí es cierto es que el estudiante se va después de Semana Santa a la capital, porque ya encontró lo que buscaba.  Eso preocupó a la joven.  No importa, pensó, voy a hacerme un hermoso traje para estrenar el Viernes Santo.


Cuando su madre la encontró bordando una vez más se alegró.  Al fin vas a volver a trabajar, le dijo, con la falta que hace.  No mamá, repuso la joven, es para usarlo yo.  No importa, lo importante es que vuelvas a trabajar, así lo lucirás el Domingo de Pascua.  Sin responderle, Alba Lucrecia pensó que ese día era demasiado tarde, pues Gunther se iría tal vez el lunes.


Los días grandes llegaron.  Alba Lucrecia buscó la forma de acercarse a Gunther poco a poco.  El Jueves Santo, Alba Lucrecia, como siempre, tomó su baño.  Qué bueno que te estás bañando, le dijo su madre, porque mañana es pecado.  ¡Qué pecado va a ser! dijo la joven, mañana también lo haré, para estrenar mi vestido, le dijo.  Asustada, la madre le reprendió: ¡Ni se te vaya a ocurrir!  ¡Te volverías pescado!  Convencida de que eso era suficiente para que su hija la obedeciera, la madre no insistió. 


Alba Lucrecia conversó con Gunther esa tarde para citarse al día siguiente, esperaba conseguir que Gunther sucumbiera ante su belleza y que no pudiera casarse con nadie más.  Así que, la mañana del Viernes Santo, los padres escucharon cuando Alba Lucrecia se bañaba, asombrados acudieron al cuarto de baño y encontraron a su hermosa hija convertida en… sirena de piedra.

Los vecinos, aleccionados por lo sucedido, trasladaron a la bella joven, convertida en sirena a una fuente de la plaza, para que todos recordaran que los días grandes se respetan.

En las fotos varias mujeres lucían artificiosos vestidos, largos, con mucha tela, cinturas dibujadas por los corsés y peinados altos con sombreros muy decorados. 



Comentarios

Nombre

¿,30,14 de febrero,6,Alejandro Giammattei,73,amor,1,amor propio,1,Árbol Gallo,1,ayuda,1,belleza,3,bodas,1,Carros,38,clima,8,cor sa,1,Coronavirus,2144,Covid,135,Curiosidades,1220,da,1,Delincuencia,2,Departamentales,2,Deporte,275,Deportes,9,Desastres Naturales,21,día de la amistad,2,día del amor,2,Dorito Queso Nacho,1,Doritos,1,Economía,17,Educación,32,Ejecutivo,36,Entretenimiento,11,Estilo de vida,6,f,6,fa,2,far,2,fara,1,Farándula,3432,Foto,1,fotografía de bodas,1,Fundaquem,1,Guatemala,183,HUNK,1,HUNK 160,1,Huracán ETA,2,Huracan Iota,1,internacionales,105,Justicia,250,La Ishta,2,Legislativo,25,Live Más,1,m,1,Marina,1,Migración,1,Motos,2,Motos Hero,1,Mujer,480,mun,2,Mundo,2592,Mundo Animal,21,Mundo Empresarial,1,música,8,na,1,Nacionales,3567,Naturaleza,1,Navidad,44,Niñez,68,Orden Edgar Valle,1,perros,1,Política,275,Productora Audiovisual,1,Quesadilla doble,1,Religión,2,Salud,1185,San Valentín,2,Seguridad,297,Sucesos,103,Taco Bell,2,Tecnología,732,vacuna COVID-19,2,Video,1,Video de bodas,1,Viral,36,weddings,1,
ltr
item
EL HIT GUATE : Leyenda "La sirena de piedra en Viernes Santo"
Leyenda "La sirena de piedra en Viernes Santo"
https://1.bp.blogspot.com/-xG_NN1sTNdY/YGdZieOKqhI/AAAAAAAAaw8/J0nRBy3-wFskL62r3qx4lN-E-N_3IgmYgCLcBGAsYHQ/w640-h480/InShot_20210402_114735546.jpg
https://1.bp.blogspot.com/-xG_NN1sTNdY/YGdZieOKqhI/AAAAAAAAaw8/J0nRBy3-wFskL62r3qx4lN-E-N_3IgmYgCLcBGAsYHQ/s72-w640-c-h480/InShot_20210402_114735546.jpg
EL HIT GUATE
https://www.elhitgt.com/2021/04/leyenda-la-sirena-de-piedra-en-viernes.html
https://www.elhitgt.com/
https://www.elhitgt.com/
https://www.elhitgt.com/2021/04/leyenda-la-sirena-de-piedra-en-viernes.html
true
7136891758736962211
UTF-8
Todas las publicaciones No se ha encontrado ninguna publicación. Ver todo Leer más Comentar Cancelar comentario Borrar Por Inicio Páginas Publicaciones Ver todo Recomentado para usted Categoría Archivo Buscar Todas las publicaciones Ninguna publicación encontrada con esas palabras. Regresar a inicio Sunday Monday Tuesday Wednesday Thursday Friday Saturday Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat January February March April May June July August September October November December Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec just now 1 minute ago $$1$$ minutes ago 1 hour ago $$1$$ hours ago Yesterday $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago more than 5 weeks ago Seguidores Seguir THIS CONTENT IS PREMIUM Please share to unlock Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy